La COVID-19 ha potenciado la transformación de los eventos y espacios deportivos.

131441070_2016949201802426_7293717743519262060_oCarreras virtuales, implementación de tecnología puntera en el sector, entregas de trofeos virtuales, registros con CRM son algunos ejemplos de las mejoras que desde algunas entidades se están aplicando ya.

En el complejo deportivo Ofra Santa Cruz invertimos 500.000 euros en actuaciones de reformas y ampliación de la recepción; la adecuación de las salas al nuevo aforo; la sustitución de las luminarias por otras con tecnología led; adecuación de los vestuarios anexos a las piscinas; labores de jardinería; reparación del pavimento de las salas; nuevo emplazamiento de las oficinas o una nueva red de telecomunicaciones.

Pero uno de los aspectos más destacados del proyecto es la utilización de la tecnología de proximidad para facilitar la aplicación de las nuevas normas de uso del centro. Así, el usuario dispondrá de una pulsera identificativa con chip que le permitirá el acceso al complejo y acceder a las taquillas sin ningún tipo de contacto y a las distintas salas del centro si tiene clase reservada o quedan plazas disponibles.

Permite a las personas usuarias saber también en todo momento a través de una aplicación de móvil cuántas personas se encuentran dentro de la instalación así como la ocupación de las clases dirigidas para garantizar el control del aforo.

El usuario tendrá también la posibilidad de personalizar su experiencia deportiva a través del móvil: valoración funcional personalizada, rutina de entrenamiento o programar una cita con el entrenador. La aplicación permitirá además a los abonados acceder a sus retos y logros deportivos individuales o de grupo.